DISLEXIA

DISLEXIA ASTURIAS EN HABLANDO EN CONFIANZA

Posted on Actualizado enn

dislexia
AUDIO: PODCAST DEL PROGRAMA

Mientras leemos podemos abandonar nuestra propia conciencia y trasladarnos a la conciencia de otra persona, de otra época, de otra cultura u otro lugar incluso más allá de los límites de la Tierra.

La lectura es el medio que utiliza nuestra imaginación puede utilizar para vivir experiencias reales en momentos que no lo son o no lo han sido. Es el medio que utilizamos para acceder a los distintos conocimientos académicos, tal y como entendemos hoy en día el aprendizaje escolar.

Sin embargo, no nacimos para leer, no es una habilidad que se desarrolle de manera innata, ni de forma automática en nuestro cerebro. O lo que es lo mismo, no nacimos para leer, sino que lo que ha sucedido es que desde que el ser humano inventó la lectura hace ya algunos milenios la lectura, entendida como una serie de símbolos que aportan un significado diferente a la realidad observada, empezó entonces a modificarse nuestros cerebros, con lo que podríamos concluir que se ha ido produciendo una ampliación en nuestra capacidad para expresar nuestros pensamientos.

¿Qué sucede entonces cuando ese cerebro posee una capacidad diferente a la hora de procesar determinado tipo de información, y más concretamente, sobre aquellas áreas relacionadas con la adquisición y desarrollo de la lectura, en otras habilidades, como veremos.

Un disléxico lo es para toda la vida y la dislexia  se manifiesta de forma diferente a lo largo de su vida ¿Cómo se manifiesta? Es decir, ¿cómo puede un padre o una madre percatarse de que su hijo o su hija puede ser disléxico? Dependerá de cada etapa.

Niños de educación Infantil

. Antecedentes familiares de dislexia (padres, hermanos, otros familiares).

. Retraso en aprender a hablar con claridad.

. Problemas de pronunciación (dislalia)

. Dificultad para aprender la asociación sonido (fonema) y grafía

. Escasez de vocabulario

. Confunde palabras que se parecen fonéticamente

. Le cuesta recordar los colores.

. Dificultad para aprender las rimas típicas de esta etapa.

. Confunde la derecha y la izquierda

. Falta de atención y de concentración

. Escasa memoria

. Aptitud para la construcción y los objetos y juguetes “técnicos” (mayor habilidad manual que lingüística, que aparecerá típicamente en las pruebas de inteligencia), juegos de bloques, lego,…

Niños de 6 a 8 años

  • Particular dificultad para aprender a leer y escribir.
  • Persistente tendencia a escribir los números en espejo o en dirección u orientación inadecuadas.
  • Dificultad para distinguir la izquierda de la derecha.
  • Dificultad de aprender el alfabeto y las tablas de multiplicar y, en general, para retener secuencias, como los días de la semana, los dedos de la mano, los meses del año, las horas analógicas  del reloj.
  • Falta de atención y de concentración.
  • Frustración, posible inicio de problemas de conducta.
  • Un desarrollo desigual en las distintas áreas.

Niños de 9  a12  años

  • Continuos errores en lectura, lagunas en comprensión lectora.
  • Forma extraña de escribir, por ejemplo, con omisiones, adiciones de letras o alteraciones del orden de las mismas.
  • Desorganización en casa y en la escuela. Dificultad en gestionar la agenda escolar.
  • Dificultad para copiar en la pizarra y el cuaderno.
  • Dificultad para seguir instrucciones orales.
  • Aumento de la falta de autoconfianza y de la frustración.
  • Problemas de comprensión del lenguaje oral e impreso.
  • Problemas conductuales: impulsividad, periodos atencionales más cortos, inmadurez, falta de planificación…

Niños mayores de 12 años

En lo académico:

  • Tendencia a la escritura descuidada, desordenada, en ocasiones incomprensible.
  1. Dificultad con los tiempos verbales
  2. Escribir letras y números  al revés
  3. Baile de letras   tern x tren
  4. Confusión de letras b,d
  5. Mayúsculas y minúsculas
  6. Omisiones, alteraciones, agrupaciones y separaciones
  7. ¿Grafomotricidad?, torpeza y coordinación manual, postura inadecuada, lapiz
  8. Cifras y números, inversión 24 por  42
  9. Confundir números por sonidos, 60 o 70
  10. Dificultad espacios temporales 17 18 20
  11. Dificultades gráficas y de orientación espacial, las operaciones por la izquierda
  12. Gran dificultad con la Ortografía, a veces Disortografía

 

  • Baja comprensión lectora
  1. Falta de ritmo
  2. Omisión de puntos y comas
  3. Saltos al acabar la frase y vuelta a la misma, perdiéndose en las líneas
  4. El esfuerzo de decodificación
  5. Dificultad para planificar y para redactar relatos y composiciones escritas en general.

 

  • Tendencia a confundir las instrucciones verbales y los números de teléfono.
  • Gran dificultad para el aprendizaje de lenguas extranjeras, el inglés es para ellos una pesadilla.
  • Dificultad en seguir instrucciones.
  • Aversión a la lectura y la escritura.

. Necesita más tiempo para exámenes y deberes
Por lo tanto, hemos de salirnos de la idea de que la dislexia es un tema que afecta sólo a la capacidad de la lectura, puesto que hay signos de otra índole que también nos pueden poner en el camino, aportar pistas que nos puedan llevar a sospechar cuál es el verdadero origen del problema.

Un ejemplo de adaptaciones curriculares mínimas obligatorias  serían.

  1. Permitir el uso del ordenador, así como programas informáticos específicos (lectores, correctores, traductores, etc.).
  2. Respetar la decisión del alumno a la hora de la lectura en voz alta.
  3. Asegurarnos que ha habido una buena comprensión antes de empezar los trabajos, tareas, pruebas o exámenes.
  4. Permitir más tiempo para realizar los trabajos, tareas, pruebas o exámenes, o bien reducir el número.
  5. Adaptar los libros de lectura al nivel lector del alumno.
  6. Evitar la corrección en rojo.
  7. Evitar la corrección sistemática de todas las faltas de ortografía.
  8. Evaluar los trabajos, tareas, pruebas o exámenes en función del contenido. Las faltas de ortografía no deben influir en la evaluación de los mismos.

Estas adaptaciones deberán ampliarse en función de cada caso, adecuándose a la sintomatología que presenta el alumno, mediante el asesoramiento del especialista.

Con la iniciación del tratamiento se suelen obtener resultados positivos y una clara mejora en el rendimiento escolar. Se ha de insistir en la importancia de la detección precoz de estos síntomas, antes de que generen los problemas emocionales y de personalidad a los que hemos aludido.

Es muy importante la coordinación escuela-familia, no solo para temas académicos, sino también para el apoyo emocional y social, trabajar la autoestima y para obtener recursos TIC educativos que faciliten la intervención.

El departamento de orientación debe formar a los profesores. Un profesor concienciado con la atención a la diversidad y bien orientado es de gran ayuda para el alumno. Debe conocer las características del alumno con dislexia, sus dificultades y habilidades,  las causas que producen esas dificultades y participar activamente en la aplicación de programas y procesos de mejora y del ritmo de aprendizaje del alumno.

La clave, el objetivo último por lo tanto es una intervención adecuada e individualizadas con el objetivo de proporcionar a ese niño o a esa niña un entorno de aprendizaje óptimo, es decir, en condiciones de equidad para que pueda desarrollar al máximo todo su potencial, con lo que se hace necesaria una adecuada formación de los profesionales que más directamente van a trabajar con ellos en el aula.

LA DISLEXIA EN EL AULA:

  1. Mostrar al niño que se interesa por él y que va a ayudarle. El alumno está inseguro y preocupado por las reacciones del profesor.
  2. Utilizar el método apropiado para resolver las dificultades que el niño tiene.
  3. Si es posible, no se le deben hacer copiar grandes “parrafadas” de la pizarra, mejor darle una fotocopia.
  4. Establecer criterios para su trabajo en términos concretos que él pueda entender, sabiendo que realizar un trabajo sin errores puede quedar fuera de sus posibilidades. Evaluar sus progresos en comparación con él mismo, con su nivel inicial, no con el nivel de los demás en sus áreas deficitarias. Ayudarle en los trabajos en las áreas que necesita mejorar.  
  5. Sentarse en las primeras filas, cerca del profesor, para prestarle la mejor ayuda. También se le puede sentar al lado de un compañero que le ayude.
  6. Darle atención individualizada siempre que sea posible. Que puede preguntar sobre lo que no comprenda.
  7. Asegurar que entiende las tareas, pues a menudo no las comprenderá. Dividir las lecciones y comprobar, que las comprende ¡Un disléxico no es tonto! Puede comprender muy bien las instrucciones verbales.
  8. Capte su atención cuando vaya a impartir información nueva. Debido a su problema de distracción, memoria a corto plazo y escasa capacidad de atención puede ser necesario que le repita la información más de una vez.
  9. Puede requerir más práctica que un estudiante normal para dominar una nueva técnica.
  10. Necesitará ayuda para relacionar los conceptos nuevos con la experiencia previa.
  11. Darle tiempo: para organizar sus pensamientos, para terminar su trabajo. Así estará menos nervioso y en mejores condiciones para mostrarle sus conocimientos. En especial para copiar de la pizarra y tomar apuntes.
  12. Alguien puede ayudarle leyéndole el material de estudio y en especial los exámenes. Muchos disléxicos compensan los primeros años por el esfuerzo de unos padres pacientes y comprensivos en leerles y repasarles las lecciones oralmente.
  13. Algunos niños pueden leer un pasaje correctamente en voz alta, y no comprender el significado del texto.
  14. Evitar la corrección sistemática de todos los errores en su escritura. Si es posible, hacerle exámenes orales.
  15. Tener en cuenta que le llevará más tiempo hacer las tareas para casa que a los demás alumnos. Se cansa más que los demás. Procurarle un trabajo más ligero y más breve. Más vale calidad que cantidad
  16. Es fundamental hacer observaciones positivas sobre su trabajo, sin dejar de señalarle aquello en lo que necesita mejorar y está más a su alcance. Hay que elogiarlos y alentarlos siempre que sea posible.
  17. Es fundamental ser consciente de la necesidad que tiene de que se desarrolle su autoestima. Hay que darles oportunidades de que hagan aportaciones a la clase. Evite compararle con otros alumnos en términos negativos. No hacer jamás chistes sobre sus dificultades. No hacerle leer en voz alta en público contra su voluntad. Es una buena medida el encontrar algo en que el niño sea especialmente bueno y desarrollar su autoestima mediante el estímulo y el éxito. A veces los niños disléxicos son muy creativos.  Hay que considerar la posibilidad, como se ha dicho antes, de evaluarle con respecto a sus propios esfuerzos y logros, en vez de evaluarle respecto de los otros alumnos de la clase. El sentimiento de obtener éxito lleva al éxito. El fracaso conduce al fracaso.
  18. Permitirle aprender de la manera que le sea posible, con los instrumentos alternativos a la lectura y escritura que estén a nuestro alcance: calculadoras, magnetófonos, tablas de datos… Se le deber permitir el uso de medios informáticos y el uso de correctores ortográficos.
  19. En los exámenes primar las tareas de unir con flechas, elegir la respuesta correcta. Darle más tiempo.

 

  • LA DISLEXIA EN LA FAMILIA

 

Los padres somos una  ayuda muy importante para que nuestros hijos superen sus problemas. El principal apoyo que les debemos mostrar es el emocional y social.

Debemos decirles que comprendemos sus dificultades y  tenemos que  darles explicaciones  acerca de ellas:

  1. Decirle que no tiene una baja capacidad mental y que sabemos que  han tenido  y tienen que esforzarse mucho más que los demás para alcanzar sus objetivos.
  2. Que les seguiremos  queriendo, aunque no puedan ir especialmente bien en el colegio. Dejarles muy claro que pueden tener éxito, aunque pueda implicar más trabajo.
  3. Que va a recibir una ayuda específica a fin de que pueda superarlo y conseguir lo que quiera.

Habría que desarrollar la autoestima a todos los niveles, entonces… ¿cuáles serían las estrategias generales de apoyo?

  1. Busque ayuda en el profesorado del colegio
  2. Intente hacer de su hogar un lugar sereno y motivador.
  3. Procure que su hijo se destaque en alguna otra actividad, ya sea deporte música, dibujo, etc., mostrándole que puede tener éxito en otra faceta de su vida.
  4. Nunca hable de sus dificultades o fracasos, sin incluirlo en la conversación y pedirle su parecer.
  5. Elogie siempre sus fortalezas e insista en sus habilidades particulares.
  6. Recuerde que su hijo necesita, sentir amor, aceptación, protección, disciplina y libertad para poder crecer y aprender feliz y así afrontar su dislexia.
  7. Utilice algunas estrategias para ayudarle a aprender.
    • No os centréis exclusivamente en la dislexia como trastorno, centraos en vuestro hijo como persona.
    • Buscad espacios de lectura compartidos con vuestros hijos donde la lectura sea una actividad lúdica y agradable.
    • Trabajad actividades con las que disfrute vuestro hijo, en las que destaque. De esta manera estarás potenciando sus habilidades de una manera natural

¿POSIBLE VÍNCULO ENTRE DISLEXIA Y SOBREDOTACIÓN?

Posted on Actualizado enn

Efectivamente, resultaría excesivamente aventurado exponer una relación de causa-efecto entre sobredotación intelectual y dislexia. Sin embargo, sí quisiera traer a colación esta reflexión realizada en su día por mi amigo Juan Gamero:

“Hay un vínculo entre superdotación y dislexia, la inteligencia visual o espacial.
Este tipo de inteligencia es común en la dislexia y muy abundante en la superdotación.
Los individuos con inteligencia visual tienen problemas con las series lógicas y numéricas. Esto es dificultades para el cálculo, la ortografía y la gramática.
Con estas características pese a tener un elevado C.I. es muy difícil su detección por los test convencionales, cargados de series lógicas.
Si un individuo tiene dislexia y un alto C.I., ambas excepcionalidades se solapan.Utilizará su inteligencia para enmascarar la dislexia y a su vez la dislexia le dificultará el rendimiento escolar, impidiendo que destaque y su posible detección como superdotado.
[…]
Creo que hay una relación bastante importante entre ambas excepcionalidades que se puede confundir con otros trastornos del aprendizaje.

Por cierto, una característica de la dislexia es el desorden y una elevada capacidad emocional…”