Mes: diciembre 2015

¿POSIBLE VÍNCULO ENTRE DISLEXIA Y SOBREDOTACIÓN?

Posted on Actualizado enn

Efectivamente, resultaría excesivamente aventurado exponer una relación de causa-efecto entre sobredotación intelectual y dislexia. Sin embargo, sí quisiera traer a colación esta reflexión realizada en su día por mi amigo Juan Gamero:

“Hay un vínculo entre superdotación y dislexia, la inteligencia visual o espacial.
Este tipo de inteligencia es común en la dislexia y muy abundante en la superdotación.
Los individuos con inteligencia visual tienen problemas con las series lógicas y numéricas. Esto es dificultades para el cálculo, la ortografía y la gramática.
Con estas características pese a tener un elevado C.I. es muy difícil su detección por los test convencionales, cargados de series lógicas.
Si un individuo tiene dislexia y un alto C.I., ambas excepcionalidades se solapan.Utilizará su inteligencia para enmascarar la dislexia y a su vez la dislexia le dificultará el rendimiento escolar, impidiendo que destaque y su posible detección como superdotado.
[…]
Creo que hay una relación bastante importante entre ambas excepcionalidades que se puede confundir con otros trastornos del aprendizaje.

Por cierto, una característica de la dislexia es el desorden y una elevada capacidad emocional…”

HABLANDO EN CONFIANZA – Nuevas Investigaciones en la Dislexia (Entrevista a LUZ RELLO)

Posted on

En octubre del 2013, Luz Rello recibió el premio a la “Mejor Investigadora de Europa“, gracias a su investigación realizada sobre la dislexia, y en Hablando en Confianza tuvimos el honor de contactar con ella para que nos explicara en primera persona en qué consistió su trabajo.

La adquisición y el desarrollo de la lectoescritura no es un proceso que tenga lugar de manera natural en el cerebro, sino que en todo caso se trata de habilidades a desarrollar mediante proceso de aprendizaje. En el caso de la dislexia, bajo la consideración de un procesamiento de dicha información a nivel cerebral diferencial, se hace necesario e imprescindible, por tanto, incidir en la importancia de la metodología y de la forma de presentación de los distintos materiales a utilizar.

“En la actualidad, los textos no aparecen en su mayoría escritos en papel, sino en formato digital.  Como el formato digital nos permitía cambiar de manera automática todo lo que queríamos, tanto la forma como el contenido del texto, lo que hemos ido haciendo son experimentos, un estudio con personas con dislexia […] e íbamos probando diferentes condiciones textuales en la pantalla para ver con qué leen mejor. Entonces, estas condiciones textuales son diferentes tamaños de letra, diferentes letras, colores, contrastes, espaciado de caracteres, ancho de columna,…. esto en lo que se refiere al diseño del texto. Y luego, en lo que sería el contenido del texto, pues hemos probado a sustituir sinónimos más complicados por sinónimos más simples, hemos tomado un texto y hemos puesto las palabras clave en negrita para ver cómo influía en la comprensión, también hemos cogido un texto y hemos hecho mapas conceptuales, como esquemas, para ver si esto también influía en la comprensión,… y esto lo hemos ido analizando utilizando un “eye tracker” (aparato que parece un ordenador, pero en realidad es una pantalla que tiene una luz infrarroja -similar a la de un mando a distancia- que rebota en la pupila, lo cual nos permite poder medir de manera directa y objetiva cómo está siendo la lectura de la persona en el momento en el que está leyendo ante una pantalla). Entonces, tomamos estas mediciones en conjunto conforme a las diferentes condiciones anteriormente mencionadas y de ahí extraemos los resultados, lo que hace que una persona con dislexia, lea significativamente más rápido. Una vez que sabemos qué fuentes son las propicias, qué colores, qué espaciados, qué tipo de estrategias, pues hemos intentado integrarlas en aplicaciones lo antes posible […]”

Luz Rello