LA CREATIVIDAD INFANTIL A TRAVÉS DEL DIBUJO

Posted on Actualizado enn

Una de las primeras muestras de creatividad que solemos percibir en la infancia se efectúa a través de sus dibujos.

Manejamos diversas nociones en torno a esta temática, como que pasan por distintas fases, que suele ser utilizado como muestra de expresividad emocional (especialmente en aquellas etapas en las que se sienten limitad@s por el lenguaje) y que suelen intentar reflejar la forma en la que perciben el mundo. Esto último nos suele llevar a error en numerosas ocasiones: tendemos a interpretar de dicha afirmación que debería de aproximarse en la medida de lo posible a lo percibido en la realidad. Por lo tanto, si no se aproxima, se tiende a decir que “el niño o la niña aún no está madur@“, o peor aún, que “no es creativ@”.

La creatividad y el talento no tiene nada que ver con el realismo, o con lo mucho que se asemeje al objeto real.
Cierto es que poseer la capacidad de efectuar un copia lo más exacta posible, requiere de un gran talento, porque no se trata simplemente de ejecutar trazos, sino que hay que manejar otra serie de cuestiones, como las sombras o la percepción de profundidad…. pero cuando hablamos del dibujo infantil, la creatividad se desarrolla en otro sentido, no necesariamente en este. Para esto también se requiere de otra serie de habilidades, como la viso-espacial.

A parte, he de reconocer que hay un aspecto que me resulta bastante llamativo, acerca del cual continúo haciéndome múltiples preguntas: ¿por qué nos empeñamos en que coloreen todo lo que dibujan? y ¿por qué les obligamos a utilizar los colores que consideramos pertinentes para cada cosa o persona?
La primera pregunta la formulo tras haber observado que hay bastantes niños y niñas con altas capacidades que prefieren dibujar los trazos y prescindir de darles color.
La segunda pregunta, porque tendemos con demasiada frecuencia a corregir aquellos dibujos que no han sido coloreados “como Dios manda“, es decir: la cara de una persona tiene que ser color naranja clarito o rosa (nunca verde o azul… a no ser que sea un pitufo 😉 ), las hojas de los árboles han de ser verdes, el cielo azul, las nubes blancas y el sol amarillo.
Y aquí nacen nuevas preguntas: ¿nos percatamos de hasta qué punto coartamos su creatividad? ¿somos conscientes de hasta qué punto aplicamos determinadas pautas prejuiciosas que fácilmente caen en cuestiones incluso racistas?….¿desde cuándo el “color carne” tiene que ser naranja clarito o rosita? ¿el color marrón, el negro, el amarillo…. no son también “color carne”?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s